CÓMO CALCULAR E INTERPRETAR EL EBITDA DE UNA COMPAÑÍA

Publicado originalmente el martes 21 de junio

El EBITDA, aunque no forma parte del estado de resultados, está muy relacionado. El EBITDA hace referencia a una construcción que hacen los expertos para entender de mejor manera cuál ha sido, aproximadamente, la generación de caja operativa de una determinada compañía. Además, es importante señalar que los departamentos de relaciones con inversores lo incluyen en sus press-releases ya que han incrementado su importancia en los últimos años.

El estado de resultados es uno de los tres pilares fundamentales del balance de una empresa (junto con el estado de situación patrimonial y el estado de origen y aplicación de fondos).

En el estado de resultados se parte de la facturación de la compañía y, después de deducir todos los gastos y costes, se obtiene el resultado operativo del negocio mismo, independientemente de otros resultados secundarios, de sus resultados financieros o de los impuestos que paga. En concreto, la función es observar si el negocio ?core? o central de una empresa es o no rentable. Todo ello tiene que ser suficiente para compensar el resto de gastos debajo de la línea operativa y ofrecer una ganancia:

Ventas/ingresos (facturación)

- Costo de mercadería vendida

- Depreciaciones y amortizaciones

= Resultado bruto

- Gastos administrativos

- Gastos de comercialización

= Resultado operativo (o ganancias antes de intereses e impuestos, EBIT)

Concretamente, EBITDA deriva de las siglas en inglés que aluden a las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. Este dato se obtiene de sumar al resultado operativo obtenido previamente, las depreciaciones y amortizaciones que se restaron en el balance, pues no representan un reparto de fondos, sino solamente una pérdida contable que se debe registrar por el uso o por el paso del tiempo de los activos fijos que se adquirieron en un determinado momento. De esta manera, se expone de la mejor forma posible el valor de los activos fijos (planta, propiedades y equipos) que se tienen realmente.

Resultado operativo (EBIT)

+ amortizaciones y depreciaciones

= Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA)

El EBITDA se utiliza especialmente para analizar el desempeño operativo de una compañía, puesto que indica la dimensión de la cantidad que genera el negocio en sí mismo de la empresa (es decir, su resultado operativo o de sus operaciones normales), todo ello, medido mediante una proxy de la generación de caja.

El EBITDA se aproxima al concepto de un flujo de caja operativo porque se agregan las depreciaciones y amortizaciones. Gracias a ello, este indicador permite poder hacer una comparación mejor entre diferentes compañías, al depurar el efecto de distintos sistemas impositivos y de depreciación y amortización contable y países, así como del apalancamiento financiero entre empresas, pues se trata de mirar bien los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones.

En lo que respecta al margen EBITDA, este se obtiene mediante la división del EBITDA entre la cifra de facturación. Esta cifra no suele decir mucho a los expertos sobre una empresa. Por cada unidad adicional o marginal, produce más beneficios operativos en términos relativos. Aunque es bastante positivo que una compañía produzca más ganancias de un ejercicio a otro, es incluso más relevante que complemente tal análisis con el margen EBITDA.

EBITDA / Ventas

= Margen EBITDA

Si el margen EBITDA se achica de un ejercicio trimestral o anual, en forma secuencia o interanual (se puede hacer la comparación que se quiera), puede que la empresa está satisfecha porque generó más market share o logró mayor penetración en un determinado mercado, siendo ese su objetivo, a costa de ver sus costos incrementados en forma más que proporcional. Sería un hecho positivo si la estrategia es de penetración o fidelización más que de generación de rentabilidad, si es que cuenta con el mediano o largo plazo a su favor.

El EBITDA se suele tener muy en cuenta cuando se quiere analizar la generación operativa de negocios de una empresa y que requieren una importante inversión, puesto que son aquellos que más amortizaciones deben registrar. Al registrar las elevadas cantidades de pérdidas ficticias, dado que son solo registros contables, el resultado operativo real, o el concepto de caja al que se debería prestar atención estaría subvaluado.

De la misma forma, hay que recordar que las ventas y los costes y los gastos, se tratan de conceptos contables. Por ejemplo, si se vende a crédito a 60 días, por más que se venda un determinado producto en diciembre del ejercicio actual, solo se lo cobrará en febrero del ejercicio siguiente. Pero la facturación actual registrará dicha venta (por más que no se la haya cobrado). Es por eso que el EBITDA tampoco es el flujo de caja operativo, pero al menos se le acerca más que el tradicional EBIT.

Por su parte, las empresas que suelen ser castigadas por el uso del EBIT son las ligadas a los procesos de fabricación de bienes intermedios tales como la siderurgia, el aluminio, el petróleo, etc. Estas empresas necesitan grandes inversiones y, por tanto, amortizaciones. Las compañías de telecomunicaciones y todas las industrias que requieren mucho capital de entrada, tendrían que ser analizadas mediante el EBITDA y no a través del EBIT.

No existe el EBITDA en las entidades financieras, porque el concepto de EBITDA es un concepto o cálculo antes de intereses, y los intereses son precisamente la fuente de ingresos por excelencia de los bancos y de otras entidades de ese sector. También el EBITDA es muy usado en la valuación de empresas, sectores o países, dado que existe una familia de múltiplos de valuación que lo toman en cuenta en el cálculo.

Una de las medidas de análisis más usadas es el Entreprise Value / EBITDA. En este caso, se toma el valor de la compañía y se compara con el EBITDA que produce. Cuanto mayor sea, más caro será ese determinado activo si se compara con otro en términos relativos. Para calcular el Entreprise Value, hay que sumar a la capitalización bursátil de una empresa la deuda financiera neta de la posición de caja. Para el cálculo, se toman las deudas que devengan interés y se resta la posición de caja e inversiones temporarias, dado que no generan valor en la empresa.

Gustavo Neffa, Sala de Inversión América





Texto patrocinado:

Deja que te aconsejemos en tus inversiones. Pruébalo gratuitamente 15 días.